Red de Centros Educativos para el Desarrollo y la Ciudadanía Global

14N Huelga de Cuidados!

/ 2 Comments

Huelga de cuidadosDe cara al 14 de noviembre vuelven los «Comandos de Cuidados». La propuesta que hacen las convocantes es ponerse el mejor delantal, guantes y utensilios varios con un cartel que diga «Huelga de Cuidados» y salir de casa, tanto el día 14 como los días previos, para explicar en la calle, en los mercados, en las plazas y donde se les ocurra que el día de la huelga las cuidadoras lo paran TODO, también los cuidados.
Con esta acción quieren visibilizar que también son trabajo los trabajos de cuidados que se realizan dentro de los hogares, sin remuneración alguna, y desarrollados casi siempre por mujeres. Estos trabajos invisibilizados y realizados gratuitamente, son indispensables para la sociedad, y la base sobre la que se sustenta el sistema capitalista y patriarcal. Con ella quieren contarle a la gente que no lo sepa lo que es una huelga de cuidados y por qué es necesaria.

Desde InteRed ONGD a través de la campaña Actúa con Cuidados, trabajamos en este sentido para visibilizar y valorar los cuidados como imprescindibles para el sostenimiento de la vida y las sociedades y resaltar el desigual impacto que tiene la organización social de los cuidados. Por ello pedimos que:

-Los trabajos de cuidados, tradicionalmente considerados como femeninos y asumidos por mujeres, se reconozcan y se valoren como lo que son: fundamentales para el sostenimiento de la vida y para que funcione cualquier sociedad.

-El Estado, empresas, comunidades, hombres, niños y adolescentes, asuman la parte de responsabilidad colectiva que tienen en el trabajo de cuidados.

-No se vulneren los derechos de mujeres y niñas en los países empobrecidos, como consecuencia de la obligación de asumir el cuidado de los demás.

-Los Centros Educativos y sus entornos se conviertan en espacios sostenibles y sean reconocidos públicamente como tales, incorporando la ética del cuidado en todos sus ámbitos de trabajo.

-El sistema educativo formal incorpore los cuidados en los contenidos curriculares y en las metodologías educativas.

-Las instituciones públicas visibilicen y valoren los cuidados como imprescindibles para el sostenimiento de la vida y el funcionamiento de la sociedad.

FIRMA LA PETICIÓN!

  1. 12 noviembre, 2012

    Helena Rincón

    Copio carta escrita de Marianna (Arboleda de Gaia) sobre la Huelga de Cuidados del pasado 29 de marzo. Suscribo cada una de sus palabras.
    ————————————–

    Mujeres: ¿Huelga de cuidados?

    Hoy me ha llegado un mail con perspectiva de género en el cual se me pide que mañana, en tanto mujer, haga “huelga de cuidados” en mi hogar.

    ¿Qué me estáis pidiendo, amigas? ¿Que mañana, no lave ni le cambie el pañal sucio a mi madre, que es una anciana de 88 años que no puede auto higienizarse? ¿Me estáis pidiendo que no le dé de comer a quien ha enfermado en mi casa? ¿Nos pedís que no cojamos en brazos a nuestras criaturas cuando lloren y no les limpiemos los mocos? Porque, señoras, eso es lo que significa proponernos una “huelga de cuidados”.

    Como abuela que soy, hace ya muchos años que comprendí que las faenas domésticas y los cuidados familiares SON UN TRABAJO, y que el estado tiene (debería tener) la obligación de remunerar esta faena gratuita que sigue cayendo mayoritariamente sobre hombros femeninos.

    Sé que es una injusticia inconmensurable que las mujeres amas de casa no puedan jubilarse, luego de tantos años de trabajo no reconocido por el estado y muchas veces por las mismas familias. Me rebelo una y otra vez cuando pienso en la indigna situación de nuestras ancianas viudas que, por haber sido amas de casa toda la vida, sólo cobran una miseria pensión al morir sus maridos.

    Somos mayoría las mujeres que cuidamos a las crías y a la gente anciana o enferma de la familia, así como a las plantas y animales domésticos de la casa. Esta realidad cae por su propio peso y también debería ser compensada adecuadamente por el Estado. No es nuestra obligación por ser mujeres, pero lo hacemos igualmente porque, si no lo hacemos nosotras, no lo hace nadie.

    Pero que nadie me pida, en nombre de la igualdad de derechos de la mujer por la que llevo trabajando toda la vida, que haga huelga de cuidados y deje en el abandono a mis personas amadas más débiles que, por tener pocos o demasiados años o por estar enfermas no pueden auto sustentarse.

    Admiro al pueblo de las mujeres, entre otras cosas, porque no abandonan nunca a sus personas amadas. Porque como Deméter, nunca cesan de buscar a sus parientes cuando han desaparecido. Porque, además de todo lo que hacen en casa y en el trabajo, dedican sus vidas a trabajar para la construcción de un mundo mejor, donde la igualdad sea norma. Porque saben ser abnegadas cuando es necesario, sin que eso signifique que sean esclavas o ignoren la injusticia que conlleva que su trabajo no sea reconocido y compensado.

    La abnegación (sacrificio o renuncia voluntaria a deseos o intereses a favor del prójimo) es un valor que ha sido devaluado y desprestigiado, en este presente donde el individualismo es rey y es ley. Sin embargo forma parte de esas cualidades que hemos de volver a cultivar para vivir de un modo en que los valores comunitarios restauren nuestras relaciones humanas y con la Tierra. Valores que forman parte de la manera femenina de ver la vida (Claro que el término «femenino» también es una palabra devaluada hoy en muchos sectores del movimiento feminista, pero esto es otro tema).

    Yo mañana haré huelga, porque creo que todo lo que está sucediendo es una burla más del liberalismo patriarcal, y quiero que quede claro que no apoyo esta realidad, aunque el mundo que estamos perdiendo no sea precisamente la sociedad que sueño e intento construir día a día.

    Pero aún en huelga, seguiré cuidando de la Tierra y de la gente débil de mi pequeña tribu mañana y siempre, sin cesar de trabajar al mismo tiempo por un cambio de consciencias que nos conduzca a una sociedad solidaria, donde la vida sea más importante que el dinero y nuestros vínculos con la gente, los seres sintientes y la Tierra, lo más importante.

    Por todas nuestras relaciones – Por las próximas 7 generaciones

    Marianna, Arboleda de Gaia

    • 13 noviembre, 2012

      Amparo García Palacios

      Querida Elena, el dilema que nos presentas es un ejemplo muy visual de porqué los cuidados no deben entrar en la lógica del modelo económico. Es algo externo al mismo que no puede calibrarse con sus criterios. El mundo no se cae porque el sistema productivo pare un día pero sí si es el no
      productivo el que para. Sólo ser capaz de concebir un día sin cuidados tiene la potencia de hacer tambalear el sistema porque empodera a quien cuida, que se hace más consciente de su valor, y hace sentirse vulnerable a quien se apropia indebidamente de ese trabajo de cuidados, porque le hace consciente de su dependencia. Nadie pide que deje de cuidar a las personas que quiere, porque eso sería tanto como negarle el valor de sostén de la vida a los cuidados, sino que lo que se intenta es conjugar la ética del cuidado con la ética de la justicia. De todas formas, estamos aún reflexionando, compartiendo pensamiento y poniendo en común dudas y posibles incoherencias para visibilizar también que no dejamos de reflexionar sobre el tema.

Deja un comentario

Tienes que ser suscrito para dejar un comentario.

Instagram

Twitter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias