Red de Centros Educativos para el Desarrollo y la Ciudadanía Global

«A las mujeres nos están empezando a tomar en cuenta». diariovasco.com

/ 1 Comentario

Nazaria Tum Sanic lleva dos décadas dando voz a las comunidades originarias y luchando por la igualdad de las mujeres guatemaltecas. Ha pasado gran parte de su vida huyendo de un conflicto armado en su país, Guatemala, que le obligó a refugiarse en las montañas. En el camino,  perdió a sus hijos y a su madre. Empezó su vida de cero en el nuevo poblado surgido por la iniciativa de quienes huyeron al altiplano guatemalteco. Desde 1993 preside la Voz de la Resistencia que lucha por la igualdad de las mujeres indígenas en Guatemala. Ha pasado unos días en Euskadi de la mano de la ONG Intered, compartiendo su experiencia.

 

-¿Cómo surge la Voz de la Resistencia?
– El proceso empieza en el año 83, cuando estábamos en la montaña y una de nuestras peticiones era que se nos reconociera como población civil sin relación con la guerrilla -razón que utilizaba el ejército para atacar nuestro poblado-, lo que conseguimos en 1990. Tras el fin del conflicto armado en 1996 logramos que el Gobierno nos comprara tierra para reubicarnos. Entonces creamos una organización de mujeres mártires de la resistencia, que en 2005 reorganizamos y se llamó la Voz de la Resistencia.
-¿Cuáles son los objetivos de la organización?
-Luchamos en contra del machismo, tanto en la sociedad como en las autoridades. La discriminación hacia las mujeres es general, pero mucho más para las indígenas, doblemente discriminadas por el sistema, pero también por su idioma originario. Queríamos luchar y resistir ante eso y por eso le llamamos Voz de la Resistencia. Las mujeres tenemos derecho a disponer de nuestro espacio y a participar en la toma de decisiones, a nivel de nuestras comunidades y a nivel general. Queremos que se nos escuche.
-¿En qué proyectos están trabajando en este momento?
– Tenemos un programa de alfabetización para mujeres que ahora estoy organizando. Queremos fortalecer a través de la educación la base comunitaria de las mujeres, para que conozcan las funciones que pueden tener dentro de la sociedad. También estamos trabajando en la incidencia política que podemos tener en las autoridades municipales.
-¿Cómo está siendo la respuesta de las comunidades?
-Nos están empezando a tomar en cuenta, nos dan esa participación en nuestra aldea y los hombres empiezan a aceptar que las mujeres participen en la vida pública. Incluso algunos pocos se ocupan de las labores de la casa cuando la mujer está en la escuela. Donde tenemos que luchar más es a nivel regional, en las municipalidades. Tenemos que demostrar que somos capaces de sacar adelante el trabajo en casa, en la producción de nuestras plantaciones y en la vida pública.
-¿Ese tipo de iniciativas han logrado que la situación vaya cambiando para las niñas?
-En las comunidades de la Voz de la Resistencia el varón y la mujer están en igualdad en la escuela, aunque todavía hay que corregir cosas. Insistimos en que los todos los niños desarrollen las mismas habilidades. No solo las mujeres tienen que aprender las labores de la casa ni los niños a exponer sus ideas…
-¿Qué perspectivas tienen de cara al futuro?
-Ahora estamos muy contentos porque hemos tenido el primer grupo de mujeres que han completado el curso de sexto de primaria. Y la verdad es que tenemos veinte veces más de demanda de lo que podemos ofrecer, esperamos satisfacerla con el tiempo. Aunque nos centramos en las mujeres, también hay algunos hombres que quieren ir a la escuela y recibir una educación.
Fuente: Diario Vasco

Instagram

Twitter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias